Dolor cervical y altura de la pantalla

2702
Dolor cervical

La incorrecta regulación en altura de la pantalla del ordenador hace que adoptemos posturas de cuello inadecuadas que pueden provocar contracturas musculares y dolor cervical. Por ello, cuando hacemos uso del ordenador por largos períodos de tiempo es importante seguir ciertas recomendaciones ergonómicas para conseguir posturas cómodas y saludables.

Posturas que pueden provocar dolor cervical: extensiones, flexiones y giros de cuello

Las extensiones, flexiones y giros de cuello que se mantienen y/o se repiten con frecuencia, provocan tensión muscular localizada sobre la zona cervical y falta de alineación de la columna a nivel cervical.

Dolor cervical y altura de la pantalla. Extensiones y flexiones de cuello.
Dolor cervical y altura de la pantalla. Extensiones y flexiones de cuello.

Extensiones de cuello

Cuando inclinamos la cabeza hacia atrás, obligamos a la musculatura cervical a trabajar para soportar el peso de la cabeza, generando de esta forma tensión muscular. Cuando esta situación se da de forma repetida o continuada en el tiempo, las extensiones de cuello son consideradas posturas forzadas y pueden producir contracturas musculares y dolor cervical.

Evitar:

  • Situar la pantalla a una altura excesiva respecto del nivel de los ojos.
Dolor cervical y altura de la pantalla. Extensión de cuello.
Dolor cervical y altura de la pantalla. Extensión de cuello.

Flexiones de cuello

Aunque las flexiones de cuello se toleran mejor que las extensiones, evita flexiones de cuello excesivas por largos períodos de tiempo.

Evitar:

  • Hacer uso de pantallas no regulables en altura y que quedan bajas respecto del nivel de los ojos.
Dolor cervical y altura de la pantalla. Flexión de cuello con pantalla de sobremesa.
Dolor cervical y altura de la pantalla. Flexión de cuello con pantalla de sobremesa.
  • Hacer uso de ordenadores portátiles sin soporte de pantalla.
Dolor cervical y altura de la pantalla. Flexión de cuello con ordenador portátil.
Dolor cervical y altura de la pantalla. Flexión de cuello con ordenador portátil.

Giros de cuello

Evitar:

  • Colocar la pantalla en un lateral de la mesa. Esta situación obliga a realizar giros de cuello continuados.
Dolor cervical y altura de la pantalla. Giros de cuello.
Dolor cervical y altura de la pantalla. Giros de cuello.

Recomendaciones para prevenir el dolor cervical: posturas neutras y saludables

Sigue las siguientes recomendaciones que te ayudarán a adoptar posturas neutras y a hacer uso del ordenador forma cómoda y segura:

  • Colocar el marco de la pantalla a la altura de los ojos o ligeramente por debajo. De esta forma el conjunto cabeza, cuello y tronco estará alineado y permitirá que la musculatura esté relajada. Si no dispones de una pantalla regulable en altura, una buena opción es adquirir un soporte de pantalla ergonómico.
Dolor cervical y altura de la pantalla. Postura neutra.
Dolor cervical y altura de la pantalla. Postura neutra.
  • Si la pantalla queda baja respecto del nivel de los ojos y no pretendes gastar dinero en un soporte de pantalla, siempre puedes colocar algún objeto (libros, paquetes de folios) que te permita alcanzar la altura deseada.
  • Si tienes un portátil y lo utilizas como ordenador habitual, puedes utilizar un soporte de pantalla ergonómico que te permitirá colocar la pantalla a la altura deseada y variarla de forma fácil en caso de que el ordenador lo utilicen personas con alturas diferentes. Si estás pensando utilizar un soporte de pantalla, recuerda que deberás usar un teclado y un ratón independientes para permitir un apoyo estable de los brazos sobre la mesa.
Dolor cervical y altura de la pantalla. Postura neutra con soporte de pantalla.
Dolor cervical y altura de la pantalla. Postura neutra con soporte de pantalla.
  • Coloca la pantalla delante para evitar tener que hacer giros de cuello.

Adoptar posturas de cuello correctas durante el uso del ordenador permite:

  • Mejorar la comodidad y productividad.
  • Prevenir la aparición de trastornos musculares (contracturas) o esqueléticos (hernias).
  • Mejorar la recuperación de las personas que ya padecen algún tipo de alteración o patología que provoca incomodidad o dolor cervical.

No hay comentarios

Dejar respuesta