Correr moderadamente favorece la longevidad

711
Correr moderadamente favorece la longevidad

Según un estudio publicado en la Journal of the American College of Cardiologycorrer moderadamente favorece la longevidad. Como reconoce el estudio, el riesgo de muerte es un 30% menor entre las personas físicamente activas, respecto de las personas sedentarias. Partiendo de este dato, el objetivo del estudio era investigar la asociación existente entre correr y vivir más años, centrándose específicamente en 3 factores: frecuencia, número de horas/semana e intensidad, ya que hasta ahora se desconocía cual era la dosis de ejercicio que podía incidir en un aumento de la longevidad.

Lo recomendable es correr a un ritmo constante durante menos de 2,5 horas por semana, con una frecuencia no superior a 3 veces por semana

Para la realización del estudio se tomó una muestra de 5.048 personas con edades comprendidas entre los 20 y los 93 años. Del total de participantes se identificó a 1.098 personas como aficionados a correr y a 413 como personas inactivas. Además de los datos referentes al estado de salud de los participantes, se tuvo en cuenta la frecuencia, el tiempo y la intensidad con que corrían.

Según el estudio, correr de forma ligera y moderada es más beneficioso que permanecer inactivo o que correr de forma intensiva. Se llegó a la conclusión que lo ideal es correr moderadamente (alrededor de los 8 km/h), durante una media de entre 1 y 2,4 horas/semana, con una frecuencia de 2 a 3 veces/semana.

Fueron registradas un total de 28 muertes entre los corredores y 128 muertes entre los no corredores. No obstante, el grupo de los corredores estaba formado por personas más jóvenes, con un índice de presión arterial más bajo y menor índice de masa corporal, así como menor prevalencia de tabaquismo y de diabetes. El grupo de los corredores se dividió entre los que corrían de forma leve, moderada e intensa. Como resultado del estudio, se encontraron menores tasas de mortalidad entre los que corrían a un ritmo lento o moderado, mientras que los que corrían a un ritmo más intenso tenían casi el mismo riesgo de mortalidad que los que no corrían o eran inactivos.

Según ha declarado uno de los autores del estudio, “si su objetivo es reducir el riesgo de muerte y mejorar la esperanza de vida, correr un par de veces a la semana a un ritmo moderado es una buena estrategia. Cualquier otra cosa no es sólo innecesaria, puede ser perjudicial.”

No hay comentarios

Dejar respuesta